Blogia
Kenia

Cronicas Vietnam III: Ninh Binh, Hoa Lu y Tam Coc

Llegar a Ninh Binh fue toda una odisea. Tras cambiarnos del autobus cama al autobus local porque la ruta era corta, cruzamos Ninh Binh y el conductor paro directamente en Tram Coc, en la puerta de un lujoso hotel. Y lo que debia ser una parada de 40 minutos para cenar se convirtio en una discusion. La dueña del hotel pretendia vendernos que ese era el pueblo al que queriamos llegar y que nos quedaramos en su Hotel, por lo que se compincho con el del autobus y nos decian que no iba hacia donde queriamos, que esa era la parada de ninh binh. Pero como buenos maños que somos, cabezones como nadie, nos metimos en el autobus y le dijimos al conductor que nos llevase. Una vez en marcha, un poco nerviosos, pensabamos que nos llevaban y de repente para en medio de la carretera y aparece el taxista que antes estaba en la puerta del hotel... al final la discusión acabo en coger el taxi pero sin pagarle nada.

Por fin llegamos a Ninh Binh en un magnifico hotel familiar Hong Ngoc, donde los dueños no entienden nada de ingles pero que con su metodo de traductor google, se esfuerzan por comprendernos. El destino se volvio a portar bien con nosotros.

Este trayecto lo hemos hecho con Phil, un chico gales, que lleva unos cuantos meses viajando por europa, rusia, china, japon y ahora el sur asiatico. Tiene un acento muy cerrado pero como buen oido hice en escocia pillo algo de lo que nos cuenta.

Dormimos y les alquilamos unas bicicletas a los del hotel para el dia siguiente.

Tras un par de huevos fritos y un cafe, cogemos las bicicletas y nos perdemos por los caminos hasta llegar a Hoa Lu, donde visitamos unas pagodas llenas de turistas. Vista una vista todas. Por lo que decidimos desviarnos de la carretera principal y parar en el primer bar donde sirvan Bia Hoi.

Paramos en un restaurante y Bia Hoi no tenian, pero como era hora de comer y vimos algo que tenia buena pinta pues lo pedimos. Alla donde fueres haz lo que vieres.... Esta comida fue cabra frita con una salsa acompañada por unas tortas de arroz, estaba riquisima.....

Cuando ya nos ibamos unos hombres de la mesa de al lado nos invitaron a un licor de avispas. Lo bueno de encontrar estos sitios es que como los grupos turisticos no van, cuando va algun forastero, se sienten alagados y los tratan como si fueran de casa.

Cogimos de nuevo las bicicletas y tras peladear unos cuantos kilometros por caminos rurales, acabamos en una pagoda donde las mujeres a ritmo de un tambor cantaban sus rezos. Nos invitaron a entrar e incluso a Cristina y a mi, tras darles un donativo, nos dieron incienso e hicimos nuestro ritual imitandoles los gestos que nos decian.

La ultima aventura del dia fue cuando de repente al final del camino estaba el rio y debiamos cruzarlo, una anciana nos paso con su barca a los cuatro con las cuatro bicicletas... fue unas risas, y un percance que tuvimos cuando a Phil se le cayo su bici en el barro.

El ultimo tramo fue para rezar y pedir que porfavor que no nos atropeyasen, porque fue por una carretera llena de motos, camiones, y autobuses todos pitando a la vez. Yo tuve un buen rato una bicicleta delante con dos cerdos vivos... solo pensaba en que no se tirasen un pedo.

El dicho de todos los caminos van a roma, podemos confirmarlo porque llegamos al destino sin un mapa. Todo hay que decir que nuestro Tom Tom (Emilio), se orienta muy bien. Acabamos el dia cenando en una especie de chino y durmiendo a las ocho de la tarde, estabamos agotados.

El segundo día en Ninh Binh iba a ser en bici de nuevo, pero como llovia decidimos coger un taxi hasta Tam Coc para visitar pagodas y realizar un pequeño trayecto en barca para ver unas cuevas. Pero el taxista sin preguntarnos, decidio llevarnos a otro sitio. No se ni como se llama pero la verdad que acerto, porque como era pronto no habia llegado aun la abalancha de japoneses y pudimos disfrutar de la pagoda de Bich Dong. Es especial porque esta esculpida en las cavidades de una montaña.

Cuando llegaron cien mil japoneses con sus flashes, decidimos ir a Tam Coc caminando, pero se nos acerco una mujer y nos ofrecio una ruta en su barca a lo "ilegal", pongo lo de ilegal porque lo comun es pagar un ticket a una empresa y las señoras te llevan, pero de este modo haciamos otra ruta a otras cuevas no tan visitadas y todo el dinero se lo llevaba la mujer. Fue muy divertido, yo incluso reme un rato pero mis pequeños musculos braciles no aguantaron mucho y pronto le tuve que pedir un cambio a la mujer. En medio de la cueva a oscuras, se pusieron a cantar las dos mujeres en vietnamita y nosotros nos aprendimos el estribillos.... vietnam hochimin vietnam hocimin... Prometo a la vuelta intentar cantaros la cancion, jejeje.

Después de comer, como nos habiamos quedado al final de trayercto, lejos de Ninh Binh, los taxistas inflaron los precios pero nosotros no accedimos y nos fuimos caminando. A los pocos kilometros, Cristina y yo paramos un camion de estos que vas como en una reja y nos acercaron hasta medio camino. (esta nuestra cara montados en el camion).

El ultimo trayecto fue caminando por la misma carretera de locos que el dia anterior hasta llegar al hotel para despedirnos de nuestra familia.

Todavia nos faltaba conseguir el ticket del autobus cama y tras consultarlo con la mujer del Queen Hotel, quedamos que a las nueve partiamos desde su hotel hacia Hue..... Llegadas las ocho y media, nos presentamos con nuestras mochilas gigantes en la espalda y el dueño, nos dice que no hay autobus para ese dia y tras una fuerte discusión, nos abre la puerta y nos echa de malos modos, insultando  y buscando una piedra para tirarnos.  No entendiamos nada y como no podiamos charlar con el, nos fuimos a otro hotel a probar suerte ya que teniamos poco tiempo y el dueño muy amablemente nos encontro sitio en el autobus, pero no el de camas, el normal asi que el trayecto fueron 11 horas enlatados hasta llegar a Hue.

Ninh Binh es el destino que yo recomendaria a toda persona que viajase a Vietnam, los paisajes rurales con las montanyas rocosas tipo las de Halong en medio de los arrozales.... Unos caminos sin trafico donde pedalear y disfrutar de esos parajes... Pasar por pueblos perdidos donde la gente se desvive por intentar conversar entre senyas contigo.... comidas distintas a las que pruebas en los puestos callejeros de las ciuades.... ninyos persiguiendote tras la bici para chocar los cinco contigo.... Y sobretodo habernos alojado en ese hotel. Me marche de esa zona con muy buen sabor. El liston se pone bien alto para lo que queda de viaje ya que la experiencia en esta zona ha sido inmejorables. Una aventura para recordar.

Proximas cronicas: centro de vietnam.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Corni -

Amores, qué envidia. Estoy rayando la mesa con los dientes!!! Seguir paciendo por estos mundos, que nosotros seguimos comiendo la hierba de cada día. Cris!!! Qué es eso de mandar mails a uno y al otro no!!!! Ya hablaremos (je,je,je) No dejan de preguntar por vosotras en el Barucho. Una estrella por vosotras!!!

Elisabeth -

Kenia querida, hazte una foto con el sombrero de paja que me tienes que traer, acuerdate que yo soy muy cabezona, por aqui todo bien, mil besazos

Marta -

Kenia!! que pedazo de viaje xiqueta! Disfruta al máximo! y no dejes de contarnos más aventuras! espero con ganas la siguiente entrega!

UN BESIKO !!!
"farma"

Bibiana -

Sigo progresando adecuadamente.Soy la 1ª en escribir el comentario. Chaica, cuantes experiencies. Las fotos son preciosas. Me gusta mucho lo que escribes. Un millón de besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres