Blogia
Kenia

Cronicas de Vietnam I

Como dice la guia trotamundos, Vietnam no es una guerra es un país.

Nuestro viaje empezo con ilusiones hasta tal punto que casi nos sale gratis. Nos ofrecieron volar vía turquia y nos pagaban 600 eurelios.... ummm ya estabamos en la nuve, pero fuimos nominados y a Qatar que nos mandaron. En fin, solo una anecdota más.

Llegamos a Ho Chi Minh, una ciudad que salvo el barrio de Cholom poco tiene de interesante. Una ciudad que parece que nunca duerme y que los pitidos de las motos y el caos "organizado" por los lugareños te dejan saturado a los dos días.

Una de las grandes aventuras en la ciudad es que comemos todo lo que vemos y como podemos. Desayunamos una sopa (pho bo) y a la marcha, a visitar mercados y a regatear con los precios. Te hablan en dolares y en Dongs por lo que acabas un poco loco con las conversiones pero siempre te acaba saliendo un precio impensable; comer por menos de un euro, dormir por tres, masaje por dos....

En el barrio de Cholom visitamos un mercado que lo definimos como el todo a 100 más grande del mundo.... era bestial, y por lo que parece pocos turistas van por allí ya que no lo recomiendan demasiado. Es el chinatown de Saigon. También visitamos algunas de las padogas y templos chinos, con unos rituales muy curiosos en el que el humo del incienso es el elemento clave de las ceremonias.

Al día siguiente volamos al norte del país, a Hanoi, la capital. En  el avión casi morimos de calor pero tras atacar el carrito de las bebidas y los cacahuetes con wasabi, nos relajamos y hasta nos pegamos una cabezada.

En Hanoi el caos es similar, pero tiene un encanto especial. Hemos callejeado y comido en sitios donde los raros eramos nosotros para ellos. Los turistas al pasar nos hacian fotos a nosotros. Los mercados callejeros fueron espectaculares, puedes comprar desde un kilo de cacahuetes a un paquete de cien calzoncillos o hasta un par de anquilas para cenar, y todo a un modico precio.

Que decir de la comida, todo nos sabe rico. Ya hemos comido cosas poco habituales en nuestra dieta mediterranea como los saltamontes, el perro, la anguila, la rana.... todo excepto el perro recomendable. Lo del perro no lo sabiamos y a mitad comida nos dimos cuenta, creo que es un prejuicio alimenticio porque al fin y al cabo no era mas que una ternera un poco mas dura, pero alinyada con sus especies no estaba nada mal. En fin pobres animalicos, los dejaremos para companyia hasta que el hambre apure.  Una creppe de cerdo con soja y mas verduras enrollada con ensaladas varias estaba para chuparse los dedos. Y todo con una rica cerveza que es lo que se bebe en el pais.

Imaginaros a Homer tomando cervezas a 12 centimos de euro... si a 12 centimos, habeis leido bien. Pues la cerveza tipica del pais que toman ellos es la Bia Hoi, y fresquita esta buenisima. Un autentico refresco para los descansos entre el trote del turista y a brindar "tram ban tram" o algo parecido....

Y mas aventura, a los dos dias de estar en Hanoi, tomamos un tren nocturno hacia Loc lai, el noroeste de vietnam con paso fronterizo a China.  Desde alli tenemos que conseguir un autobus a Bac Ha. Un pueblo donde los habitantes de distintos pueblos pertenecientes a la etnia Mhong se reunen en el mercado para vender y comprar desde una vaca a un retal para una camisa. Todo un espectaculo tradicional lleno de caras nuevas, ninyos, colores, olores y sobretodo sonrisas. La gente es muy carinyosa entre ellos y muy respetuosa con nosotros.

Por la tarde empieza de nuevo la aventura, nos metemos en un autobus local, casi sin entendernos porque hay una barrera ideomatica importante, y nos vamos hacia Sapa. Nuestro suenyo empieza a ser realidad. El alejarnos de las grandes ciudades nos ha relajado. Ademas con nuestra negocianta Cris, hemos conseguido un hotel de lujo con vistas al fansipan por tan solo 12 dolares la noche los tres.

En fin aqui todo es nuevo para nosotros, pero sabemos disfrutarlo y cada dia aprendemos muchas cosas de esta cultura que parece que solo conozcamos por la famosa guerra de vietnam pero que tras una semana entre ellos, y como dice Emilio en su blog, estos vietnamitas que son igual de cabezones que los manyos no solo no perderan ni una gerra si no que levantaran su pais como ninguno. Son gente trabajadora, honesta y tranquila.

Con ganas de seguir conviviendo con ellos.

Un saludo desde los encantos del norte del pais.

*no hay ni enyes ni acentos...

Foto: mercado de Bac Ha por Picheto

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Anónimo -

Hola Keni, soy Ruth. Un besazo muy grande y seguid disfrutando. Un beso para Cris también, ya nos vemos!!!

Bruno -

Hola Kenia,
Me gusta mucho tu crónica por el lejano oriente. Tráete recetas que cuando vuelvas quiero probar el saltamontes a lo vietnamita, jejeje. Espero con paciencia la siguiente crónica para seguirte de cerca tus andanzas.
Un abrazo.

MIRI -

KENI ! QUE ILUSION RECIBIR NOTICIAS TUYAS. PARECE QUE OS LO ESTAIS PASANDO EN GRANDE, ¡QUÉ ENVIDIA! DISFRUTAD MUCHO DEL VIAJE Y CONTINUA INFORMÁNDONOS...

UN BESITO SISTER !

Mariona Celma -

Tataa! veo que perfecto por alli, lo que no me ha gustado nada ha sido lo del perro, pobrecillo, imaginate a la pepa al horno con patatas... Lo debes de estar pasando en grande, aqui ya frio y ya va nevando, aqui no por ahora, pero hace dias que cae aguanieve, parece que estemos en pleno enero.
Te ire escribiendo vale? un beso para los tres! drisfrutad mucho :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres