Blogia
Kenia

viajes

Cronicas de la INDIA III: Nepal, Trekking por el ABC

Salimos del caos de las ciudades de la India y a las pocas horas llegamos al aeropuerto de Kathmandu. Dicen que es una ciudad que vale la pena visitar, pero nos apetecia ir a un sitio calmado y empezar a sentir la naturaleza que esconde este verde pais y  decidimos ir hasta Pokhara.

Conseguimos llegar hasta un minibus que tras pasear por varias calles a ritmo de Pokhara... pokharaaaa...... (una hora escuchando a un chavalin cazaclientes cantando esta palabra) se lleno de nepalies y comenzamos la aventura. Digo aventura porque te montas y no sabes ni donde estas, ni cuando vas a llegar, todos los carteles en nepali te parecen lo mismo y mas si es de noche. El viaje fue divertido, cada uno a lo suyo pero habia gente que aplaudia y cantaba algunas de las canciones que nos puso el conductor. Enseguida notamos la hospitalidad que brindan en estas tierras a los forasteros. Eramos las unicas mujeres en un furgon lleno de hombres, todos ellos muy respetuosos con nosotras y dandonos buenos consejos, les encanta preguntar, y cuando les dices que somos enfermeras parece que seamos VIP.

La primera noche dormimos como bebes, el hotel estaba muy bien y solo oiamos grillos. Por lo que era la primera vez que dormiamos sin trafico agobiante bajo nuestra ventana. Lo celebramos con una ducha y una fria cerveza...

Por la manyana organizamos el Trekking, y decidimos ir al Annapurna Base Camp (ABC) acompanayadas por Krishna, un guia nepali que nos aconsejo el del hotel. Una excursion de dificultad media que dura entre 8 y 11 dias. Antes de partir, debes tramitar unos permisos para poder entrar en la zona natural controlada por el gobierno, que cuestan unos 40$. 

Ya teniamos todo para la excursion asi que ahora a disfrutar de Pokhara, fuimos con nuestras bicicletas alquiladas hasta el lago y alli cogimos una barca y nos dimos un paseo remando. Luego descubrimos un cafe organico y nos tomamos un capuccino con un croasant que nos supieron a gloria, porque aqui los cafes no son nada buenos y con una sonrisa de oreja a oreja acabamos callejeando por tiendas de musica y bailando con los dependientes.

Por la noche probamos los primeros momos (una especie de empanadas tibetanas rellenas de verduras, que estan de muerte...... espero aprender a hacerlas y os prometo unas tapas de momos!!!!).

Y bueno sin mas rollos ahi empiezan las cronicas de la ascension al ABC.

DIA 1: Nayapul - Ulleri

Distancia:9km (6,5 h caminando aprox.)

Altitud: 2050m

Dificultad media, pero las ultimas dos horas son solamente un total de 3383 escalones para arriba.... eso si, las vistas desde arriba empiezan a impresionar. El valle que recorrimos estaba lleno de cascadas y pozas que daban ganas de banyarte, aunque no fue posible porque parece que las corrientes son fuertes y teniamos que llegar pronto al lugar donde ibamos a dormir. Por la tarde un mar de nubes nos rodea y cayo una buena tormenta. Muy agradable acabar la jornada asi.

Estabamos muy cansadas, asi que tras una partida de guinyote y un chocolate caliente, nos fuimos a dormir. Habia que acostumbrarse al ciclo del trekking, madrugar para evitar las horas de calor e irse pronto a dormir.

DIA 2: Ulleri - Ghore Pani

Distancia: 7km (4 horas)

Altitud:2874m

Una etapa facil y agradable, una travesia de subidas y bajadas pero muy humeda. El lugar al que llegamos es muy turistico pero no hay manera de conseguir dinero, como no habiamos calculado bien los gastos, empezamos a preocuparnos porque los precios conforme subiamos iban engordando. Asi que a partir de ese dia tuvimos que compartir un plato para comer y otro para cenar y baratito.... que si no no llegamos al ABC. Nos lo tomamos con muy buen humor y continuamos hasta el final. Pensamos hasta un negocio de curar ampollas, hacer masajes y recomendaciones a la gente ya que eramos enfermeras, jejeje....

DIA 3: Ghore Pani - Chuille

Distancia:15km (6 horas)

Altitud:2245m

Empezamos con mucha energia el dia, subiamos como cabricas pero empezamos una fuerte bajada de unas 4 horas y acabamos pareciendonos a chikitor!!!! El lugar al que llegamos era espectacular. El hostal estaba lleno de ninyos ya que empezaban el mes de vacaciones y habian vuelto de la escuela para quedarse con la familia. Estaban todos limpiando y secando setas, eso me dio mucha envidia ya que la gente de mi tierra y sobretodo mis tios, deben estar como locos buscando bolets por los puertos (que cabrones!!!! con todo mi carinyo). Espero que a la vuelta mi tio tito me haga una paellita con bolets de esas que hace tan ricas, mmmmmmmmm.....

DIA 4: Chuille - Sinuwa

Distancia: 15km (8 horas)

Altitud: 2310m

La etapa ha sido dura, empezamos bajando y las piernas no nos respondian. Teniamos las rodillas agarrotadas, pero con buen humor y paciencia hemos llegado a Chomrong, el punto medio donde hemos comido y luego hemos continuado hasta Sinowa. Duerante la comida hemos conocido a Ghorka y Eneka, una pareja de vascos encantadora.

A partir de aqui las etapas seran de subida y en teoria mas cortas ya que debemos aclimatarnos para no tener mal de altura en el ABC.

Cuando por fin, casi de noche llegamos al refugio, estaba todo ocupado por un grupo de coreanos y tuvimos que compartir habitacion con Noa (Israel) y Kristian (Noruega) habitacion en el dormitorio de los duenyos del hotel.

Nos parece saborear el paraiso, estamos en un medio natural en que cada piedra, cada rincon es una sorpresa.

He dejado algun michelin por el camino, pero empiezo a notar que mis pantalones me aprietan; a mis botellicas de leche (mis piernas blancas) le empiezan a salir nuevos musculos, que los debi estudiar pero que no sabia que yo los tenia, jejejeje. Estoy sufriendo una metamorfosis!!!!

Cristina y yo, somos un buen equipo.... Ella sube como un rayo, y me da fuerzas para seguirla y yo como me pesa mas el culo voy marcando la bajada... estamos bien compensadas. Ademas como somos de pueblo estamos con un ohhhhhh que bonito todo el dia.

Bromas a parte, me siento muy feliz y afortunada por estar aqui y compartirlo con Cristina.

Los coreanos con los que compartimos mesa cenando, preparan tal festin que nosotras estamos como homer simpson cuando suenya con las rosquillas y las cervezas...Empiezan a traer ensaladas, bandejas de tempura y tres pollos como los pavos de navidad...no podemos dejar de mirarlos y sonreirles, a ver si cae algo, jejje...

DIA 5: Sinuwa - Durali

Altitud: 3200mt

Distancia desconocida, pero hemos caminado 7h.

Otra noche compartiendo habitacion, esta vez con 5 personas mas y mucho mucho frio. Ademas las mantas estan contadas y conseguimos una para cada una finas como el papel de fumar, asi que cuando llegamos al hostal nos disfrazamos de cebollas. Nos ponemos todas las capas que podemos y nos tomamos una sopa de ajo, recomendacion para el mal de altura y asi entrar en calor.

La etapa me ha parecido dura hoy, quiza porque ya empiezo a notar el cansancio. Pero en medio de la nada me he encontrado con un chico de Raales y resulta que tenemos muchos amigos en comun. El mundo es un panyuelo y nosotros los mocos!!!!

Ya deseo llegar al ABC y regresar a la ciudad, ya estoy imaginandome en un restaurante cenando con ropa limpia despues de darme una ducha caliente....mmmm que ganas!!!

Por la noche se nos acerca un coreano que habiamos conocido en el desayuno y nos invita a su habitacion a tomar un cafe. La escena era de risa, cuatro coreanos chapurreando mal el ingles y nosotras dos. Cada uno con su frontal y hablando de nuestros viajes, nuestra vida diaria.... fue unas risas. El senyor mayor (Opaaaa), decia en espanya jamon... ohhhhhhhh ohhhhhh. Fue agradable la velada y ademas nos dieron dulces tipicos coreanos, una especie de membrillo de castanya que no estaba mal y daba energia para caminar. Nos hicimos fotos y quedamos en que si venian a Barcelona o nosotras a Corea, nos escribiriamos.

DIA 6: Durali - Annapurna Base Camp

Distancia: 5km (4horas)

Altitud: 4130m

A medio camino nos cruzamos con los coreanos, parada para hacer fotos y despedirnos.

La subida es corta pero cuesta el doble. Creo que empezamos a notar la altura, es como si te hubieses bebido una cerveza y subieses un poco mareado. A mi me duele la cabeza pero puedo aguantar....

Llegamos al ABC, nos damos un fuerte abrazo Krishna, Cristina y Yo y cantamos todos juntos la cancion de campeones!!!! Nuestro guia estos dias ha aprendido espanyol y ya hace alguna frase, es gracioso porque le sale un acento manyico de pueblo que nos hace reirnos cada dos por tres. Parece que haya salido de una pelicula de Paco Martinez Soria.

Estamos muy contentas de haber llegado hasta aqui y muy orgullosas del esfuerzo. Para celebrarlo comemos un rico Dal Bath.

Paso la tarde superando el frio, leyendo el viejo y el mar y jugando al solitario. Un juego que me ensenyo mi madre de pequenya y que hasta ahora me acompanya. Le ensenyo a jugar a Krishna y se pasa mas de 4 horas sentado sin parar de barajar.

No podemos ver las montanyas porque es tarde y esta todo tapado, esta nevando pero esperamos que manyana al amanecer este el cielo despejado.

DIA 7: ABC - Chomrong

Distancia:21km (9horas)

Nos levantamos a las cinco y media de la manyana para ver los primeros rayos de sol en el ABC. Fue muy bonito pero teniamos un poco de mal de altura y tras desayunar decidimos ir bajando a ver si nos recuperabamos. El cielo estaba despejado y podiamos ver todos los picos, el annapurna sud, el anapurna I con su glaciar, el machapuchare.... unas vistas de postal.

Empezamos a descender como burricas ya que un guia nos reto diciendonos que no podriamos hacer esa etapa que nos marcabamos porque era muy dura para nosotras. Nosabia con quien estaba hablando y como buenas manyas que somos, y ademas con mucha hambre, conseguimos lo que nos habiamos propuesto. Y muy orgullosas, jejejeje....

Las dos ultimas horas fue atravesar un valle de Sinowa a Chomrong. Fue dura la subida, pero debiamos hacerlo ya que no teniamos dinero para atrasar la ruta un dia mas. Asi que nos esforzamos y cuando empezo a anochecer llegamos al hotel. Nos tomamos hasta unas palomitas para celebrar esa dura etapa. Compartimos cena y habitacion con Kristian.

DIA 8: Chomrong - Nayapul. Y por fin Pokhara (ducha, ropa limpia, hotel y cena de celebracion!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!)

Distancia:16km (6horas)

La etapa fue facil, tras bajar hasta el nivel del rio un par de horas, llegamos a un sendero que atravesaba pequenyos pueblos. La gente estaba limpiando y pintando sus casas porque se preparaban para el festival, una especie de navidad que celebraban ese fin de semana donde todo el mundo tenia fiesta.

El paseo me recordaba a Bolondo, pequenyas aldeas con muchos ninyos jugando en los campos y preparando sus columpios, ancianos sentados en los portales que te iban saludando, las mujeres regresaban del campo y de realizar compras para las fiestas, hombres reunidos toman do chai (te), los animales pastando....

Por fin llegamos a Naya Pul, alli nos montamos en un sincamil del anyo en que debio nacer mi abuelo y fuimos hasta Pokhara. El trekking habia acabado pero todavia nos quedaban unos dias en Nepal para disfrutar de este encantador pais.

Dos dias de bajada era lo que teniamos previsto y sin mas ni menos, nos plantamos el octavo dia en Pokhara.... con ganas de pegarnos una ducha y salir a cenar algo rico que no fuesen o noodles o arroz. Y asi fue, conseguimos contactar con Aldana y acabamos en un restaurante coreano tomando una parrillada con verduras y salsas agridulces que estaba para chuparse los dedos. El sitio merecia la pena, era un reservado para nosotras y con musica muy buena (edid piaf, guitarra espanyola, fados, jazz.... ). Acabamos brindando por las chicas del trekking con un gintonic en la mano.

Dormimos como angeles y al dia siguiente nos propusimos subir el monte de Pokhara que desde alli se ve el lago con parte de los picos mas altos de nepal detras. Para llegar al inicio de la excursion, regateamos una barca y nos pusimos a remar hasta llegar al bar donde dejas el remo y empiezas a subir hasta la estupa. Alli se encuentra tambien la pagoda de la Paz. De camino estuvimos en un tenplo jainista donde la gente realizaba sus ofrendas.

Mas tarde nos encontramos para cenar con Gorka y Eneka, que acababan de regresar del trekking.

El segundo dia en la ciudad, nos fuimos de trekking al pueblo de Khrisna. Dos horas de camino cruzando varios puentes de bamboo bastante peligrosos, pero nos hicimos las valientes y cruzamos sin rechistar. No teniamos otra opcion.

Comimos un dal bhat en su casas muy bueno, con cabra al estilo massala acompanyado de un te de gengibre. Y les dimos los regalos que les habiamos comprado a los ninyos, a su esposa y a nuestro amigo.

Por la tarde regresamos a Pokhara y acabamos el dia de relax en el hotel y dando vueltas el paseo cerca del lago.

Volviamos a la India desde Kathmandu y por la manyana cogimos un autobus hacia la ciudad. Solo estuvimos recorriendo sus calles 4 horas y fue el tiempo suficiente como para encontrarnos con casi toda la gente que habiamos conocido o compartido algo durante el viaje. Pues poco a poco el destino nos junto de nuevo. Fue un dia agradable.

Aqui se acaba el primer contacto con Nepal, pero espero que no sea el ultimo porque cada rincon que he visto me ha sorprendido gratamente y espero volver a hacer mas trekkings por los montes verdes del himalaya, comer dal bhat y beberme un chocolate caliente a mas de 4000 metros de altura.

Proximas cronicas desde tierras de Marahas, el Rajastan.

(tras tres dias en un ordenador que escribe mas lento que el caballo del un malo, he podido hacer esto. No he corregido ni el texto, quiza hayan faltas pero tengo que irme al autobus en diez minutos y no da tiempo. A la vuelta lo corrijo. Gracias a todos por participar).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cronicas de la INDIA II: Vanarasi

Benares o Varanasi es una de las siete ciudades sagradas del Hinduismo. Cuya vida para los indios es el rio Ganges o Ganga, que significa va va... (que se mueva rapidamente).

Tras un viaje nocturno en tren y 12 horas de trayecto, llegamos a la caotica estacion donde miles de rickshaws se avalancharon sobre nosotras.... pero tras dos minutos vemos el cartelito Wel come spanish Kenia y Cristina!!!! El dia antes en Agra nuestro amigo nos hizo la reserva y nos llevaban al hotel. Estabamos contentas ya que por lo menos estabamos a 40*c y estabamos cansadas del viaje. Creo que es una buena idea que te recojan en las estaciones, bastante recomendable y ademas te libras de los timos del turista. Nos sentimos como un euro con patas en estas situaciones.

A las pocas horas ya estabamos recorriendo las calles del Ganges. La vida alli es sorprendente. Nos pegamos una tarde de pocas palabras entre nosotras, estabamos recibiendo tantos estimulos que no eramos capaces de procesar tantas imagenes y saber que es lo que sentiamos.

Tras un paseo en barco por el rio y ver las abluciones, estuvimos en el Ghat Dasaswamedh, uno de los mas coloridos y animados de la ciudad. Nos quedamos un rato observando a la gente y sumergiendonos en el ambiente hasta que de repente empezo la ceremonia Ganga aarti con puja, fuego y danza. No entendi muy bien el que de la ceremonia, pero el espectaculo fue curioso como todos rezaban y hacian sus bendiciones en torno al agua del rio.

Acabamos el dia conociendo uno de los ghats de cremaciones mas pequenyos y antiguos de Benares, el Harischandra. Alli un joven nos explico todos los pasos que siguen para despedir al funebre y como es la etapa de luto.

Al dia siguiente tras hacer la turistada de ver donde tejen y tinyen las sedas, acabamos en la tienda donde se puede pagar con visa, probandonos sarees a precio de europa.... a pesar de todo nos divertimos viendonos vestidas de esa forma y todo hay que decir que estabamos guapisimas, jejeje. Lastima no comprarnos uno y darnos un paseo por la ciudad y sentirnos como una mas en el caos pasando como turistas desapercibidas.

    

Por la tarde empezamos nuestras clases de yoga, en una casa a orillas del rio, donde la calma te entraba nada mas cruzar el pasillo para salir a la terraza. Jhuma era nuestra profesora, era con la primera mujer india que teniamos una larga y tendida conversacion. Fue interesante compartir un te con ella y empezar los ejercicios.

Su casa tambien es un hostal, estos son sus datos: Shiva International Lodge (6/105 A kedar Ghat, Varanasi). Su comida tambien esta riquisima y su prioridad no es el dinero, es que el huesped se sienta como en su casa. Lo recomiendo porque si vuelvo alli, seguro que me quedo en su casa.

El yoga es una doctrina tradicional del hinduismo. No estoy muy metida en esto, pero es una buena practica como ejercicios de relajacion y estiramientos, donde el pilar fundamental es la respiracion. Una cosa que me gustaria continuar y entender mejor.

Durante la comida un mono se avalanzo sobre nuestro chapati y se fue tranquilamente a comerselo. Unos 20 monos nos rodeaban mientras Jhuma con un palo los espantaba. Tuve un poco de miedo porque eran grandes pero al final todo quedo en unas risas.

Varanasi es una ciudad donde la vida y la muerte conviven de la mano, ves a los ninyos jugar con las cometas y al lado ves como pasa toda una familia con el muerto hacia el crematorio.

Tambien hay mucha pobreza y aqui la gente si que muere en la calle, no creo que dispongan de las redes de ayuda social que conocemos en nuestro pais.

Aqui las diferencias sociales se notan mucho y sobretodo con los ninyos.

Pero sin duda es una ciudad que te atrapa y que tras disfrutar de ella, debes reposar todo lo que has visto para poder sacar tus propias conclusiones.

Proxima cronica: Trekking por el Annapurna base camp, Nepal.

Cronicas de la INDIA I: Delhi y Agra.

Llegamos a Nueva Delhi por la noche, a pesar de su gran actividad la ciudad parecia dormida, cosa que nos sorprendio porque en el barrio mochilero al que llegamos todo estaba cerrado a las doce de la noche. En nuestro primer paseo por las calles solo encontramos hombres trabajando ya que se estan celebrando unos juegos olimpicos y parece que haya venido Gayardon a poner la ciudad en obras para que todo este listo.

Cuando nos despertamos al dia siguiente parecia otro mundo, ruido, caos y mucha gente entre el polvo; esta era la primera impresion. Todo cambio cuando nos tomamos la primera tortilla de vegetales y un cafe con leche (o algo parecido) en un puesto callejero; tipico desayuno de nuestros viajes. Veiamos el espectaculo con otros ojos, los indios nos sacaban nuestras primeras sonrisas y alguna cacajada que otra.

Entre vacas, perros y ladrillos debes tener mil ojos para no quedar atrapado o en las cacas o en el cemento.... debiendo esquibar tambien los trastos con ruedas que pitan y corren de un lado para otro (bicicletas, motos, rickshaws...).

Cogimos nuestro primer rickshaw para ir hacia la vieja Delhi y visitar los principales templos de la ciudad, el fuerte rojo y poder callejear por un barrio donde la vida en la calle es lo principal.

En nuestro primer trayecto la despampanante Cristina paro todo el trafico de la calle principal, tras un giro inesperado salio volando desde el rickshaw a la carretera en posicion fetal. Tras ver que no se habia hecho danyo, me pude hacer pis de risa. Todos los otros vehiculos gritandole a nuestro conductor parecian muy enfurecidos.

Tras distrutar de la vida en los puestos de sarees, los puestos de comida, los negocios en las imprentas, en los puestos de tarjetas de cartulinas de colores, mercados de verduras.... nos fuimos a la parte nueva de la ciudad; a coughatplace. Este barrio nada que ver con lo que habiamos visto por la manyana, podias encontrar desde un dichoso Mc’donals hasta una tienda de Armani y restaurantes de categoria superior. Tras esquivar todos estos lujosos establecimientos encontramos un lugar de fast food india que acertamos, comimos de maravilla y conocimos a dos hombres que tras darnos mucha informacion para viajar por el Rajastan, nos invitaron a un thai (te indio con canela y gengibre) en un cafe llamado Shalimar. Un barucho de lo mas tipico, cutre salchichero pero de los que nos encantan porque todos ahi nos miraban y podiamos preguntarles de todo sobre su cultura.

Acabamos en una agencia de turismo donde intentaron encalomarnos un tour por el Rajastan por 400euros a cada una, una cantidad exagerada en comparacion con el resto de precios. Y tras luchar mas de dos horas para salir de ahi, tuvieron que venir los amigos del cafe a salvarnos porque nos gritaban y no aceptaban una negativa y nos amenazaban maldiciendonos nuestro good karma (mal rollito daba eso en hindi). Asi que tras salir de la oficina huimos cuanto antes a nuestro barrio, pajarghan.

Este mal rato se nos paso tomando un pollo al tandoori en un restaurante callejero. El mejor pollo que he tomado en la vida!!!!! (despues del que hace Cristina a la mostaza)       Mmmm que rico, estas eran mis palabras despues de chuparme los dedos y terminar la salsa mojando el chapati (el pan de aqui).

El segundo dia en la ciudad lo pasamos callejeando y luchando en la estacion de tren para poder viajar cuanto antes hacia Agra; la ciudad del Taj Mahal.

Por fin cogemos nuestro primer viaje en tren. 8 personas en un mismo compartimento; un matrimonio indio con su hijo, y una mujer y su hija (la ninya del exorcista) un japones y nosotras dos. Fue un poco incomodo pero a la vez compartimos mucho entre todos, los indios nos ofrecian comida casera y nosotros galletas, agua y algun caramelo para los ninyos. Ellos tambien nos machacaron a preguntas de por que nuestro viaje.

La llegada a Agra fue caotica y luchadora, estabamos a mas de 40 grados y unos mil hombres se avalanzaban sobre nosotras para coger un taxi.... al final a traves de la oficina de prepago conseguimos rickshaw para ir a la otra estacion de tren y comprar el billete para Varanassi.

El conductor fue amable y acabamos pasando todo el dia con el ya que nos llevaba a ver la ciudad y nos guardaba nuestras pesadas mochilas. Lo malo es que era viernes y no sabiamos que el Taj Mahal estaba cerrado, asi que nos conformamos viendolo desde lejos, pero tras lo que hemos visto y lo que ya sabiamos podemos imaginarnos mejor como es, ya que desde lejos es impresionante.

En la estacion de tren por la noche vivimos una de las imagenes que jamas se borrara de mi cabeza, una ninya de tan solo 7 anyos como mucho, recogia botellas de plastico de las vias de tren, descalza entre los escrementos y las ratas que corrian de una punta a otra. Conseguimos darle unas galletas y sacarle una sonrisa, pero su mirada transmitia tanto que te partia en mil pedazos. El silencio entre los turistas fue la respuesta a una dura reflexion.

Digo luchando en alguna ocasion porque lo de viajar dos chicas solas se convierte en un ring cada 5 minutos intentando quitarte de encima a algun chico joven ofreciendote un paseo, ayuda para comprar el billete, un cafe, un tour, una tienda..... te piden rupias por todo y quieren acompanyarte a toda costa. No olvidemos que los indios son y seran unos grandes comerciantes.

Pero poco a poco vamos aprendiendo de la experiencia, que sin duda es genial poder compartirla con mi amiga en un pais tan diferente al nuestro.

Tras una semana aqui puedo decir que India atrapa.

Perdon por los acentos y las nyes, en este pais no existen.... y las fotos no puedo recuperar todas las que he hecho con mi camara que son muchas y mejores pero no tienen este formato y no os las puedo ensenyar por aqui.

PROXIMA CRONICA VANARASSI

Cronicas de Vietnam VI: Siem Riep y Templos de Angkor

 

Y sigue sumando horas de transporte al cuerpo, pero esta vez ha sido en barco. Hemos salido a las ocho de la mañana desde Chau Doc y hemos llegado sobre las dos a Phon Penh. Una vez superados los asaltos de los tuc tucs en el puerto compramos una guia de camboya y buscamos como ir hasta Sien Riep ese mismo día.

Todas las agencias nos dicen que no hay autobuses para ese día, pero tras una vuelta por la ciudad damos con la compañia que tiene buses nocturnos. Asi que reservamos plazas y nos vamos a comer. Otro de nuestro homenaje gastronomicos ya que es la primera comida camboyana y hay que probar nuevas recetas. Tomamos pescado con leche de coco, curri y cacahuetes; unas verduras con gambas y un cangrejo con salsa de pimienta negra, todo para chuparse los dedos acompanyado de un buen cuenco de arroz del delta.

La sorpresa es cuando subimos al autobus y podemos viajar en unos asientos como sofas y muy muy comodos. Por fin viajamos barato y en mejores condiciones. Otra cosa importante, es que en este país conducen mejor que en vietnam y las motos son mas tranquilas, no le dan al pitorreo todo el dia. Parece que se toman mas en serio las normas de circulación.

Llegamos a Siem Riep sobre la una de la madrugada, y tras encontrar hotel se nos acerco un conductor de tuk tuk para negociar llevarnos Angkor al dia siguiente.

A las cuatro y media ya estabamos en marcha, el objetivo era ver amanecer desde Angkor Wat. Y lo conseguimos.....

 

Angkor Wat es uno de los tesoros arqueológicos más importantes del mundo y seguramente el mayor complejo religioso jamás construido. Es el mayor complejo dedicado a las deidades hindúes fuera del territorio de la India. Fue el centro político y religioso del antiguo Imperio Jemer.

Tras un desayuno con vistas al templo seguimos nuestra visita durante todo el dia hasta el atardecer visitando el resto de templos importantes. No da tiempo a verlos todos, pero te puedes hacer una idea de lo que es el gigantesco complejo en medio de la selva. Te quedas embobado imaginando lo que debia ser en su dia.

  

El atardecer lo hicimos desde lo alto de otro templo.

Camboya sera otro destino, me quedo con las ganas de perder mi billete y quedarme por estos paises conociendo su cultura. Ay que rico es viajar!

Volvemos a Saigon y tras un par de dias de compras de regalitos y ultimos regateos, cogemos los mochilones y para España....

* Este post lo escribi desde Vietnam pero hasta el momento no he podido colgarlo con las fotos. Ahora con la añoranza de esas tierras y de los compañeros de viaje, lo cuelgo desde el frio Beceite.

Cronicas de Vietnam V: Delta del Mekong


Partimos desde Dalat a Saigon en un autobus local y llegamos a las cinco de la mañana al hotel donde iniciamos nuestro viaje. La sensación de volver al inicio empieza desatando la tristeza de pensar que esto se acaba.

Después de descansar unas horas recobramos fuerzas en el puesto callejero de las tortillas de vegetales, y tras un buen almuerzo vamos a las agencias para ver como con el poco tiempo que nos queda  podemos hacer el delta del Mekong y pasar a Camboya para llegar hasta los templos de Angkor. Las opciones eran dos, o bien pagar el tour de dos dias y una noche hasta llegar a Phnon Penh o viajar por nuestra cuenta hasta Chao Doc y buscar alli la manera de pasar la frontera. Escogimos la segunda ya que de esta forma disfrutariamos del delta sin prisas ni guias que te dan 15 minutos para bajar del autobus y corre corre foto y de nuevo a la lata de sardinas.

Reservamos tres tickets en el autobus local para Chao Doc y la sorpresa fue viajar en un minibus donde disfrutabamos de un poco mas de espacio para estirar las piernas durante siete horas.

Chao Doc, a orillas del rio Bassac, es la localidad del Mekong cercana a la frontera con Camboya. Tiene una gran diversidad cultural con importantes comunidades chinas, cham y jemer.

A las cuatro de la mañana estabamos esperando a que amaneciese en un puesto de cafes para ir hasta el rio y ver cual seria la ruta del día. A los dos minutos de llegar al rio, se nos acerco un hombre y nos ofrecio una ruta por el delta con su pequeña embarcación. El madrugon valia la pena, la luz y ver como se ponia en marcha la gente de las casas flotantes fue espectacular. Estas casas flotan sobre unos bidones, y a la vez que sirven de vivienda familiar, debajo tienen un criadero de peces. Pudimos ir a una de esas casas y ver como cebaban los peces y luego fuimos a otra casa donde un barco habia ido a comprar pescado. Disfrutamos de un documental en vivo y en directo donde los hombres con sus jaulas cogian kilos y kilos de pescado y lo transportaban hasta otro barco flotante....

Tras este espectaculo hemos acabado la visita en un barrio donde los musulmanes tejen y venden sus telas, ademas nos hemos acercado hasta la mezquita. Alli hemos coincidido con cuatro musulmanes de California que habian retornado a su tierra para visitar a los amigos y familia.

A las nueve de la mañana llegaban los turistas y nosotros ya nos ibamos. Descansamos unas horas en el hotel y para ganarnos la comida subimos al monte Sam (Nui Sam). Durante la subida te encuentras docenas de pagodas y templos, muchos de ellos en el interior de cuevas. Se evidencia la influencia china en esta parte de la ciudad. Desde la cima se ven todos los campos de arrozales y la inmensidad del agua del Mekong, las vistas son muy buenas.

Tras la sudada de la ruta, cogemos una moto taxi y nos vamos a un restaurante de trotamundos. Nos pegamos un harton de rana, pescado fresco a la cazuela (ca kho to) acompañado por arroz y unas gambas a la plancha. Como podeis seguir en las cronicas no paramos de ponernos las botas, estamos preparando los michelines vacacionales para a la vuelta acordarnos de la fantastica gastronomia que tienen estos pajaros. A todas horas del dia puedes comer. Cuando te entra hambre paras por la calle y segun lo que vendan alli o te tomas un cafe o un plato de sopa con fideos...

Luego nos vamos al hotel que día siguiente partimos hacia Camboya con el ferri.

*proximas cronicas desde Cambodia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cronicas Vietnam IV: Tierras centrales Hue, Hoi An y Dalat

 

Tras 11 horas de autobus entre pedos y eruptos, llegamos a Hue. Otra de las principales ciudades situada en el centro del país.

Aqui llegamos a la mitad de nuestro viaje, y nuestros cuerpos tras 15 dias de trote sin descanso decidieron darse un homenaje tanto gastronomico como de relax, dormir, comer y disfrutar. Todo esto tambien fue porque la visita estuvo bañada por una tormenta tropical de esas que no dan descanso para salir a pasear, incluso con un buen chubasquero era dificil disfrutar del entorno.

El primer dia estuvimos comiendo en uno de los restaurantes que ofrece la trotamundos y fue genial, el regalo de la casa es un divertido abridor de botellas que un señor lo elabora delante tuyo y te lo firma con la fecha de la visita. Tambien compramos unos cuadros donde los beneficios son para los niños de la calle, pero que tras dar otras vueltas por la ciudad, vemos que los venden en todas partes.

Esta ciudad fue declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad por su ciudadela y las tumbas imperiales. Hue ha sabido conservar su caracter y tranquilidad. Aqui los pitidos de las motos no invaden continuamente las calles. Los principales atractivos de la ciudad son la historia, la poesía, la literatura y la vida cultural.

Como el cuerpo no estaba para muchos esfuerzos, acabamos haciendo algo que al principio nos negabamos, y caimos en la trampa del ciclotaxi. No estuvo mal para dar un paseo pero con el poco ingles que hablaban los conductores no nos pudimos enterar de lo que estabamos viendo.

Por la noche cenita en un vietnamita vegetariano, donde nos encontramos a un grupo de cuatro chicos de Toledo. Y de postre unos dulces.Los pasteles en esta ciudad tambien son cojonudos, sobretodo los de coco y algunos de chocolate con pistachos. Como podeis ver, no nos dejamos nada sin probar.

El segundo día en Hue, visitamos el recinto imperial dentro de la cuidadela, y para finalizar la jornada fuimos a darnos un homenaje a un restaurante vietnamita donde la especialidad son mariscos varios. Nuestro menu fue una ensalada de banana, rana cocinada con verduras, unos cangrejos de mar con salsa de tamarindos y unas gambas picantes a la parrilla, acompañadas por unas tiger beers. Todo riquisimo, pero la frase de todas los días fue repetida "un poquico pan mecagüen diez".

Tras un cafe nos hemos ido de nuevo al hotel remojados pero contentos. Al día siguiente nos vamos de Hue hacia Hoi An.

Empezamos el día metidos en otro autobus rumbo a Hoi An, una ciudad que promete.

Lo primero que hacemos es llenar el estomago de especialidades de la ciudad, que consisteen: un bol de cao lau, a base de fideos planos combinados con picatostes, brotes de soja y verduras y cubiertos por unas finas lonchas de cerdo; un plato de wonton frito, ese de los chinos pero mucho mas rico, son como nachos gigantes acompañados por un sofrito de cebollita, tomate, piña y especias; y un plato de la famosa "rosa blanca" gambas enrolladas en papel de arroz al vapor. Como podeis ver fue un menu exquisito pero tan solo nos costo 4 euros con bebidas incluidas....

Encontrar hotel no fue tan facil como en otras partes, pero lo divertido fue que Cristina y yo nos montamos las dos en una moto, y mediante señas un hombre nos llevo a un hotel, centrico, economico y muy moderno.

Lo tipico en Hoi An, es hacerse la ropa a medida, asi que los tres chino chano nos metimos en una sastreria y empezamos a ver catalogos de moda y empezamos a soñar con esos trajes que siempre has pensado pero nunca los has visto en tiendas y menos poder escoger las telas y la forma... acabamos como locos, pero al final nos vestimos de los pies a la cabeza. Yo de momento encargue un chaqueton y tres camisas. Tras tomarnos medidas y negociar los precios, quedamos al día siguiente para las pruebas finales.

Al día siguiente, por la mañana dimos un paseo con nuestras bicis hasta las playas de china. En esa zona se notaba mas los desastres del tifon, pero tambien podias ver como los lujosos complejos hoteleros no se habia notado y la poca huella que habia dejado ya la estaban reparando.

Luego nos fuimos a probar los trajes, y salimos todos guapisimos y muy contentos porque nos habian hecho lo que queriamos y habian acertado. Nos vimos tan guapos que encargamos otros trapitos para el dia siguiente, fue tal el vicio de comprar que teniamos inmensas ganas de irnos de esa ciudad. Los alrededores del barrio antiguo son maravillosos, llenos de casas bajas de madera con los farolillos de seda colgados en la puerta y tiendas de artesania. Junto al rio encuentras los restaurantes y zonas para tomar una copa. Esto es un lujo, la pena que no podemos abusar de estos caprichos porque no tenemos mucho espacio en nuestras mochilas ni necesitamos todo lo que deseariamos comprar.

Tras dos dias de compras, nos metemos en un buscama para Nah Trang (12h) y tras enlazar con otro autobus, pensamos llegar sobre el medio dia a Dalat.

Os recomiendo que leais la cronica de Emilio titulada: los autobuses y la madre que los pario. Yo no puedo describir mejor como fueron las casi 24 horas de trayecto.

En Dalat recobramos nuestro espiritu de aventura y tras patear la ciudad encontramos un hotel muy familiar, donde alquilamos unas motos para visitar las montañas y cascadas que ofrecen los pueblos de alrededor.

Tras visitar Lat, un pueblo a 12 km donde viven las pobres minorias etnicas de las montañas que sobreviven del cultivo de las tierras, decidimos ganarnos la comida subiendo al monte Lang Biang, pero tras 20 minutos de subida dimos con un grupo de vietnamitas que estaban celebrando el domingo a lo domingueros, con una hoguera, comida y mucha bebida. A los cinco minutos ya estabamos hablando vietanmita con ellos y enseñandoles el baile del chikilicuatre. No fue todo si no que acabaron cantando y bailando jotas e incluso la macarena. Fue un placer sin compartir idioma pasar la tarde con ellos. Lo unico que para complacernos nos hicieron bebernos entre todos una garrafa de unos 5 litros de licor de arroz. La consecuencia de muchos chupitos y mucha comida fue una siesta en el hotel hasta que el OH en sangre se metabolizara lo suficiente como para poder seguir visitando la ciudad.

Por la noche, muy contentos, estrenamos algunos de nuestros trapos nuevos y con una buena imagen salimos del hotel para cenar en un vegetariano de la ciudad. Nos volvimos a poner las botas. Esto es un no parar de comer ya que en cada parte del país las especialidades culinarias son distintas y no dejan de sorprendernos los sabores.

El segundo dia en Dalat, fuimos a visitar en moto las cascadas de Ankroet. Econtramos unas pozas de agua tipo las del Matarraña. Incluso Emilio, sin pensarselo dos veces, a la que despuntarosn dos rayos de sol, se tiro al agua.

De vuelta con las motos descunbrimos un local donde comer, y lo tipico aqui es negociar cuanto pollo quieres y te lo matan al momento. Tras un kilo cuatroceintos bien hecho a la brasa, nos damos una siesta en las hamacas del restaurante y nos vamos de vuelta a Dalat.

Esa misma noche partimos con un autobus local hacia Saigon. Los dias aqui pasan volando y debes aprovechar las noches para viajar y asi llegar lo antes posible a las ciudades.


 

Cronicas Vietnam III: Ninh Binh, Hoa Lu y Tam Coc

Llegar a Ninh Binh fue toda una odisea. Tras cambiarnos del autobus cama al autobus local porque la ruta era corta, cruzamos Ninh Binh y el conductor paro directamente en Tram Coc, en la puerta de un lujoso hotel. Y lo que debia ser una parada de 40 minutos para cenar se convirtio en una discusion. La dueña del hotel pretendia vendernos que ese era el pueblo al que queriamos llegar y que nos quedaramos en su Hotel, por lo que se compincho con el del autobus y nos decian que no iba hacia donde queriamos, que esa era la parada de ninh binh. Pero como buenos maños que somos, cabezones como nadie, nos metimos en el autobus y le dijimos al conductor que nos llevase. Una vez en marcha, un poco nerviosos, pensabamos que nos llevaban y de repente para en medio de la carretera y aparece el taxista que antes estaba en la puerta del hotel... al final la discusión acabo en coger el taxi pero sin pagarle nada.

Por fin llegamos a Ninh Binh en un magnifico hotel familiar Hong Ngoc, donde los dueños no entienden nada de ingles pero que con su metodo de traductor google, se esfuerzan por comprendernos. El destino se volvio a portar bien con nosotros.

Este trayecto lo hemos hecho con Phil, un chico gales, que lleva unos cuantos meses viajando por europa, rusia, china, japon y ahora el sur asiatico. Tiene un acento muy cerrado pero como buen oido hice en escocia pillo algo de lo que nos cuenta.

Dormimos y les alquilamos unas bicicletas a los del hotel para el dia siguiente.

Tras un par de huevos fritos y un cafe, cogemos las bicicletas y nos perdemos por los caminos hasta llegar a Hoa Lu, donde visitamos unas pagodas llenas de turistas. Vista una vista todas. Por lo que decidimos desviarnos de la carretera principal y parar en el primer bar donde sirvan Bia Hoi.

Paramos en un restaurante y Bia Hoi no tenian, pero como era hora de comer y vimos algo que tenia buena pinta pues lo pedimos. Alla donde fueres haz lo que vieres.... Esta comida fue cabra frita con una salsa acompañada por unas tortas de arroz, estaba riquisima.....

Cuando ya nos ibamos unos hombres de la mesa de al lado nos invitaron a un licor de avispas. Lo bueno de encontrar estos sitios es que como los grupos turisticos no van, cuando va algun forastero, se sienten alagados y los tratan como si fueran de casa.

Cogimos de nuevo las bicicletas y tras peladear unos cuantos kilometros por caminos rurales, acabamos en una pagoda donde las mujeres a ritmo de un tambor cantaban sus rezos. Nos invitaron a entrar e incluso a Cristina y a mi, tras darles un donativo, nos dieron incienso e hicimos nuestro ritual imitandoles los gestos que nos decian.

La ultima aventura del dia fue cuando de repente al final del camino estaba el rio y debiamos cruzarlo, una anciana nos paso con su barca a los cuatro con las cuatro bicicletas... fue unas risas, y un percance que tuvimos cuando a Phil se le cayo su bici en el barro.

El ultimo tramo fue para rezar y pedir que porfavor que no nos atropeyasen, porque fue por una carretera llena de motos, camiones, y autobuses todos pitando a la vez. Yo tuve un buen rato una bicicleta delante con dos cerdos vivos... solo pensaba en que no se tirasen un pedo.

El dicho de todos los caminos van a roma, podemos confirmarlo porque llegamos al destino sin un mapa. Todo hay que decir que nuestro Tom Tom (Emilio), se orienta muy bien. Acabamos el dia cenando en una especie de chino y durmiendo a las ocho de la tarde, estabamos agotados.

El segundo día en Ninh Binh iba a ser en bici de nuevo, pero como llovia decidimos coger un taxi hasta Tam Coc para visitar pagodas y realizar un pequeño trayecto en barca para ver unas cuevas. Pero el taxista sin preguntarnos, decidio llevarnos a otro sitio. No se ni como se llama pero la verdad que acerto, porque como era pronto no habia llegado aun la abalancha de japoneses y pudimos disfrutar de la pagoda de Bich Dong. Es especial porque esta esculpida en las cavidades de una montaña.

Cuando llegaron cien mil japoneses con sus flashes, decidimos ir a Tam Coc caminando, pero se nos acerco una mujer y nos ofrecio una ruta en su barca a lo "ilegal", pongo lo de ilegal porque lo comun es pagar un ticket a una empresa y las señoras te llevan, pero de este modo haciamos otra ruta a otras cuevas no tan visitadas y todo el dinero se lo llevaba la mujer. Fue muy divertido, yo incluso reme un rato pero mis pequeños musculos braciles no aguantaron mucho y pronto le tuve que pedir un cambio a la mujer. En medio de la cueva a oscuras, se pusieron a cantar las dos mujeres en vietnamita y nosotros nos aprendimos el estribillos.... vietnam hochimin vietnam hocimin... Prometo a la vuelta intentar cantaros la cancion, jejeje.

Después de comer, como nos habiamos quedado al final de trayercto, lejos de Ninh Binh, los taxistas inflaron los precios pero nosotros no accedimos y nos fuimos caminando. A los pocos kilometros, Cristina y yo paramos un camion de estos que vas como en una reja y nos acercaron hasta medio camino. (esta nuestra cara montados en el camion).

El ultimo trayecto fue caminando por la misma carretera de locos que el dia anterior hasta llegar al hotel para despedirnos de nuestra familia.

Todavia nos faltaba conseguir el ticket del autobus cama y tras consultarlo con la mujer del Queen Hotel, quedamos que a las nueve partiamos desde su hotel hacia Hue..... Llegadas las ocho y media, nos presentamos con nuestras mochilas gigantes en la espalda y el dueño, nos dice que no hay autobus para ese dia y tras una fuerte discusión, nos abre la puerta y nos echa de malos modos, insultando  y buscando una piedra para tirarnos.  No entendiamos nada y como no podiamos charlar con el, nos fuimos a otro hotel a probar suerte ya que teniamos poco tiempo y el dueño muy amablemente nos encontro sitio en el autobus, pero no el de camas, el normal asi que el trayecto fueron 11 horas enlatados hasta llegar a Hue.

Ninh Binh es el destino que yo recomendaria a toda persona que viajase a Vietnam, los paisajes rurales con las montanyas rocosas tipo las de Halong en medio de los arrozales.... Unos caminos sin trafico donde pedalear y disfrutar de esos parajes... Pasar por pueblos perdidos donde la gente se desvive por intentar conversar entre senyas contigo.... comidas distintas a las que pruebas en los puestos callejeros de las ciuades.... ninyos persiguiendote tras la bici para chocar los cinco contigo.... Y sobretodo habernos alojado en ese hotel. Me marche de esa zona con muy buen sabor. El liston se pone bien alto para lo que queda de viaje ya que la experiencia en esta zona ha sido inmejorables. Una aventura para recordar.

Proximas cronicas: centro de vietnam.

 

Cronicas Vietnam II: Noroeste de Vietnam y Bahia de Halong.

Ya estamos por fin en el noroeste del pais casi en la china. Tras el mercado de Bac Ha nos instalamos en Sapa.

Sapa como ciudad no deja de ser como un formigal del pirineo aragones pero nuestros planes eran disfrutar de los alrededores, que era lo que de verdad merecia la pena.

El objetivo fue evitar las rutas turisticas ya que esas se llenan de autobuses con millones de americanos y australianos sin mucho respeto por lo que ven. Se comportan igual que por Salou...asi que ya os podeis imaginar.

Salimos temprano del hotel para hacer nuestro trekking por el valle y visitar los pueblos donde viven las etnias Hmong negras y Zao rojas, ver donde cosen, tallan piedra o cultivan el arroz. Cuando sales del pueblo, te atacan miles de mujeres que quieren acompanyarte ese dia para que luego les compres algo de la artesania que venden. No te queda opcion, mujer guia si o si. Asi que nos las camelamos y compartimos una manyana escapandonos por un camino un poco pedregoso pero que asi evitavamos la ruta de los autobuses y atravesamos el valle con unas vistas espectaculares: hombres y ninyos cultivando el arroz, los patos. las vacas y cerdos vietnamitas pastando a su aire, el rio.... todo perfecto salvo que a mitad camino nos empiezan a silvar unos hombres y nos damos cuenta de que van a minar la pared, asi que corre corre que nos pilla.... la explosion fue leve pero yo les dije lo mucho que queria a cris y a emilio y que Chin Xao vietnam jejeje, pero al final no fue para tanto. Una taquicardia y otra cosa que contar.

El paseo fue maravilloso hasta que llegamos a los restaurantes donde te ofrecen bistec con patatas y huevos fritos para turistas.... y eso no era de nuestro agrado en ese momento, asi que decidimos continuar caminando y a una de nuestras guias se le ocurrio comprar comida en un supermercado y llevarnos a su casa. Fue como volver a bolondo pero en medio de Vietnam. La familia nos acogio y  nos preparo sus mejores cosas del huerto y de sus animales para comer, nos trataron como a unos amigos que vienen a visitarlos y hace mucho que no los ven. Emilio y el hombre, se emocionaron tanto con los chupitos de vino de arroz que acabaron en la fase de exaltacion de la amistad abrazandose y dando paseos por el huerto diciendose lo mucho que se querian, jjejeje.... fue muy divertido.

Tras el descanso inesperado en la casa de nuestra familia vietnamita, regresamos a Sapa en moto con una sonrisa de oreja a oreja. No nos creiamos haber acabado la excursion asi sin planearlo.

El segundo dia en Sapa alquilamos unas motos. Miedo me daba porque de los tres solo yo tenia algo de experiencia, pero los dos pajaros le cogieron el truco rapido y se convirtieron en fitipaldis rapidamente... incluso habia alguno que intentaba doblarse en las curvas.

Bueno la ruta en moto fue por el puerto de Tram Tom que es el paso de montaña más alto de Vietnam. Se encuentra en la cara norte del Fansipan y une Sapa con Lai Chau, paso fronterizo con Laos. Las vistas son espectaculares pero las corrientes de aire que se forman alli son para llenarse los bolsillos con piedras de rio para no salir volando en un descuido. Estas corrientes son debidas a que Sapa es uno de los pueblos mas frios y Lai Chau el mas templado.

 

Por la noche estuvimos cenando en un tipico restaurante donde sentados en el suelo disfrutamos de un cocido de casqueria de tocino (tripa, lengua, sangre, rinyon....) acompanyado por fideos y amenizado con vino de arroz. Plato tipico de esas frias tierras. Esa noche volvimos a coincidir con Fidel y Estefania.

Como le cogimos gusto a las motos, decidimos alquilarlas de nuevo y recorrer alguno de los pueblos que nos quedaban y acabamos con un paseo por Cảt cat.

Por la tarde empezamos nuestra aventura para regresar a Hanoi. Autobus hasta Lao Cai, tren litera hasta Hanoi.... toda una odisea.

A las cuatro de la manyana llegamos de nuevo al caos de la ciudad, donde las motos ya se habian despertado y pitaban sin consuelo. Llegamos al hotel donde nos guardaban el equipaje y nos duchamos por un euro... aqui todos los servicios a cualquier hora son posibles. Tras barajar posibles rutas decidimos contratar nuestro primer pack turistico hacia Halong Bay. Y en menos de una hora ya estabamos metidos en un minibus como sardinas en lata y con un personal como el reparto de scary movie, como bien definio Emilio.

Durante dos dias nuestra actividad se redujo a estar tumbados en la azotea de un barco de madera y contemplar las magnificas vistas de la bahia de Halong. Que como cuenta la leyenda fueron los coletazos de un dragon los que hicieron aparecer las cimas cuando este se hundio en la bahia. El barco lo compartimos con un par de franceses, un chico de NYC, una japonesa, una suiza y otro par de americanos... gente muy agradable y tranquila como nosotros.

 

A los dos dias regresamos de nuevo a Hanoi y contratamos el open bus ticket, que por tan solo 40$ nos permite bajar todo el pais en autobus, realizando paradas en los principales destinos y al ritmo que nosotros queramos. Por la noche viajaremos en unos autobuses camas y durante los trayectos cortos en autobuses locales bien sentados, ya que esto no es como la Hife... aqui sacan rendimiento absoluto al espacio.

Proxima parada Nhin Bhin. 

* mas cronicas divertidas en escalambrujos

Cronicas de Vietnam I

Como dice la guia trotamundos, Vietnam no es una guerra es un país.

Nuestro viaje empezo con ilusiones hasta tal punto que casi nos sale gratis. Nos ofrecieron volar vía turquia y nos pagaban 600 eurelios.... ummm ya estabamos en la nuve, pero fuimos nominados y a Qatar que nos mandaron. En fin, solo una anecdota más.

Llegamos a Ho Chi Minh, una ciudad que salvo el barrio de Cholom poco tiene de interesante. Una ciudad que parece que nunca duerme y que los pitidos de las motos y el caos "organizado" por los lugareños te dejan saturado a los dos días.

Una de las grandes aventuras en la ciudad es que comemos todo lo que vemos y como podemos. Desayunamos una sopa (pho bo) y a la marcha, a visitar mercados y a regatear con los precios. Te hablan en dolares y en Dongs por lo que acabas un poco loco con las conversiones pero siempre te acaba saliendo un precio impensable; comer por menos de un euro, dormir por tres, masaje por dos....

En el barrio de Cholom visitamos un mercado que lo definimos como el todo a 100 más grande del mundo.... era bestial, y por lo que parece pocos turistas van por allí ya que no lo recomiendan demasiado. Es el chinatown de Saigon. También visitamos algunas de las padogas y templos chinos, con unos rituales muy curiosos en el que el humo del incienso es el elemento clave de las ceremonias.

Al día siguiente volamos al norte del país, a Hanoi, la capital. En  el avión casi morimos de calor pero tras atacar el carrito de las bebidas y los cacahuetes con wasabi, nos relajamos y hasta nos pegamos una cabezada.

En Hanoi el caos es similar, pero tiene un encanto especial. Hemos callejeado y comido en sitios donde los raros eramos nosotros para ellos. Los turistas al pasar nos hacian fotos a nosotros. Los mercados callejeros fueron espectaculares, puedes comprar desde un kilo de cacahuetes a un paquete de cien calzoncillos o hasta un par de anquilas para cenar, y todo a un modico precio.

Que decir de la comida, todo nos sabe rico. Ya hemos comido cosas poco habituales en nuestra dieta mediterranea como los saltamontes, el perro, la anguila, la rana.... todo excepto el perro recomendable. Lo del perro no lo sabiamos y a mitad comida nos dimos cuenta, creo que es un prejuicio alimenticio porque al fin y al cabo no era mas que una ternera un poco mas dura, pero alinyada con sus especies no estaba nada mal. En fin pobres animalicos, los dejaremos para companyia hasta que el hambre apure.  Una creppe de cerdo con soja y mas verduras enrollada con ensaladas varias estaba para chuparse los dedos. Y todo con una rica cerveza que es lo que se bebe en el pais.

Imaginaros a Homer tomando cervezas a 12 centimos de euro... si a 12 centimos, habeis leido bien. Pues la cerveza tipica del pais que toman ellos es la Bia Hoi, y fresquita esta buenisima. Un autentico refresco para los descansos entre el trote del turista y a brindar "tram ban tram" o algo parecido....

Y mas aventura, a los dos dias de estar en Hanoi, tomamos un tren nocturno hacia Loc lai, el noroeste de vietnam con paso fronterizo a China.  Desde alli tenemos que conseguir un autobus a Bac Ha. Un pueblo donde los habitantes de distintos pueblos pertenecientes a la etnia Mhong se reunen en el mercado para vender y comprar desde una vaca a un retal para una camisa. Todo un espectaculo tradicional lleno de caras nuevas, ninyos, colores, olores y sobretodo sonrisas. La gente es muy carinyosa entre ellos y muy respetuosa con nosotros.

Por la tarde empieza de nuevo la aventura, nos metemos en un autobus local, casi sin entendernos porque hay una barrera ideomatica importante, y nos vamos hacia Sapa. Nuestro suenyo empieza a ser realidad. El alejarnos de las grandes ciudades nos ha relajado. Ademas con nuestra negocianta Cris, hemos conseguido un hotel de lujo con vistas al fansipan por tan solo 12 dolares la noche los tres.

En fin aqui todo es nuevo para nosotros, pero sabemos disfrutarlo y cada dia aprendemos muchas cosas de esta cultura que parece que solo conozcamos por la famosa guerra de vietnam pero que tras una semana entre ellos, y como dice Emilio en su blog, estos vietnamitas que son igual de cabezones que los manyos no solo no perderan ni una gerra si no que levantaran su pais como ninguno. Son gente trabajadora, honesta y tranquila.

Con ganas de seguir conviviendo con ellos.

Un saludo desde los encantos del norte del pais.

*no hay ni enyes ni acentos...

Foto: mercado de Bac Ha por Picheto

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres